RESTAURANTES ROMÁNTICOS MADRID

¿Qué es el amor? Que no… que no nos vamos a poner a definir algo tan bonito e indefinible como eso, simplemente os vamos a dejar una selección TOP con los mejores restaurantes románticos de Madrid con los que vais a acertar en vuestras citas, ya sea la primera, la segunda o la enésima, porque para ir a un restauramte romántico… ¡no hacen falta excusas!.

Qué valorar al elegir restaurantes románticos de Madrid

Esta cuestion no es tarea fácil ya que para cada persona el tema del románticismo se reperesenta de una forma diferente, para algunos es verlo todo color de rosa y con flores y pajaritos volando alrededor, para otros lo que vale es tener un ambiente acogedor y complicidad con la otra persona…

En la selección que nosotros hemos hecho de restaurantes románticos en restaurantesmadrid.top hemos valorado sobre todo un ambiente agradable, una decoración armónica y estética y cómo no, que la comida esté a la altura de las circunstancias, porque de nada nos sirve estar en un lugar precioso si luego salimos descontentos con la cena, ¿no os parece?

Qué NO pedir en restaurantes románticos de Madrid en una primera cita

He aqui la gran duda y la que muchas veces hace que haya o no haya una segunda cita con esas persona especial a la que queremos sorprender.

  • Regla número 1: NUNCA, NUNCA, NUNCA pidáis hamburguesas, de verdad, no hay nada menos sexy que ver como la persona de enfrente se pone perdido a salsas, se le rompe el pan y se le cae la carne en el plato… ¿hace falta que sigamos?.
  • Regla número 2: No pidáis comida con la que corráis el riesgo de mancharos, ya sea porque gotée al llevarla del plato a la boca, porque pueda dar “coletazos” si no hemos preparado bien el bocado (léanse espaguetis y similares) o porque las porciones sean demasiado grandes y os pongáis nerviosos y os olvidéis de partirlo…
  • Regla número 3: No probéis platos que no hayáis probado antes y no estéis seguros que os van a gustar.
  • Regla número 4: Si no toleráis bien el picante… nada de pedir comida picante ¡ni un poquito por favor!